Seminario de los Legionarios de Cristo en Salamanca

¿Por qué sigo aquí?

 

 

Sin duda alguna, como congregación, hemos pasado los peores momentos de nuestra historia. Si nuestra congregación subsiste hoy, es porque la Iglesia, como madre nuestra que es, nos ha tomado en sus brazos reforzándonos algo que ya sabíamos: es el Espíritu Santo quien está detrás de esta obra. De la mano del Papa, estamos afrontando este proceso de reflexión, de renovación y de futuro con ilusión, con alegría y con gratitud.

 

Todos los que formamos parte de esta gran familia del Regnum Christi, dentro de la más absoluta y total libertad, nos hemos preguntado y discernido si seguir aquí o no. En esa libertad, cerca del 10 % de todos los sacerdotes que tenía la congregación entendieron que Dios les llamaba a otra realidad de la Iglesia. Hoy somos 967 sacerdotes Legionarios de Cristo, y más de 2.000 jóvenes se están formando en nuestros seminarios. Permanecemos en esta congregación porque Él nos sigue pidiendo que lo hagamos.

 

Igual que lo hemos hecho nosotros, muchos de nuestros donantes se han preguntado si seguir o no apoyando a esta congregación. De todos los donantes que nos venían ayudando, muchos han dejado de hacerlo, ya sea en espera a que pase este período de renovación de la congregación o porque, debido a una de las crisis económicas más graves que recordamos, ahora no pueden ayudar. 

 

Esta pérdida de donantes ha hecho que nuestro seminario de Salamanca se encuentre ante un grave deterioro económico. Una difícil situación que contrasta con el vivo deseo de nuestros jóvenes seminaristas de convertirse en sacerdotes Legionarios de Cristo. Ellos están seguros de que este es el lugar al que Dios les ha llamado y, por más penuria que pasen, se mantienen día a día firmes en su vocación.

 

Ante este panorama, le tengo que confesar que necesito un mayor apoyo económico y más personas que se decidan a ayudarnos. Son 92 los jóvenes que se están formando en nuestro seminario de Salamanca y de la respuesta a mis peticiones de ayuda depende su sustento diario. 

 

Por ello, una vez más le pido que, si está en su mano, domicilie 10 € al mes para ellos.

 

 

                        

¿Por qué sigo aquí?


 

H. José Carlos Robles, L.C.

Porque amo a la Legión y creo que es el camino en que resuena el 'Sígueme' de Dios para mí; porque creo que la Legión es un misterio que se ha fraguado y se está fraguando y que, aunque hoy aparezca en claroscuro, mañana se manifestará como una estela de luz que no morirá jamás 

H. Gilberto Silva, L.C.

Sigo aquí porque Cristo, quien me llamó, sigue aquí; porque Él nunca se marchó y porque sin Él nuestra misión no tiene sentido. La Legión es una obra de Dios y Él la mantendrá y la hará crecer todo lo que Él quiera. 

 

H. Pedro Leal, L.C.

Porque amo a la Legión y a Jesucristo. Son momentos difíciles en que uno puede tener la oportunidad de probar su amor y agradecer todo lo que ha recibido.

 

 

H. Mario Sandoval, L.C.

Porque detrás de todo esto está Dios, a pesar de la fragilidad de los hombres

H. José Antonio Rosas, L.C.

Porque es aquí donde Jesucristo vivo me ha salido al encuentro, ha cambiado y llenado mi vida; porque veo la santidad de los hombres que están a mi lado y no se puede dudar de que es el amor de Dios lo que les sostiene a ellos, a la Legión y al Regnum Christi.

 

H. Pablo Martínez, L.C.

Porque estoy convencido de que Dios me llama a la Legión, a pesar de todo lo que ha pasado. Quiero servir a Dios.

H. Javier Castellanos, L.C.

Yo sigo en la Legión de Cristo porque hubo antes Alguien que ha sido fiel hasta la muerte. Son su gracia y su amor los que mantienen mi entrega y confianza en esta Legión, que es suya. Seguir a Cristo -con un gran espíritu de familia, además- vale la pena.

 

 

Como ellos, muchos jóvenes más se están formando en Salamanca.

Su formación, estudios, alojamiento, alimentación, etc. cuesta 500,70 € al mes. Necesitamos su colaboración para poder sostener a estas vocaciones.  

Ayúdenos con 10 € al mes. 

 

Redes sociales

Enlaces

Quediostelopague.com Copyrights 2009